Proyecto de la semana: KALEA, el compostaje rápido y cómodo de residuos orgánicos

Traducido del hawaiano KALEO significa «lleno de alegría»: esta idea formó la base de un dispositivo que le permite compostar desechos orgánicos de manera cómoda y segura. KALEA se fundó en Alemania en 2017 con el objetivo de proporcionar los beneficios medioambientales. Y parece que ahora el equipo del proyecto está más cerca que nunca de su sueño: en los primeros días de la campaña de recaudación en el sitio web IndieGoGo el proyecto recaudó 487.593 € con la ayuda de 1000 patrocinadores, cubriendo así por completo el objetivo financiero. No importa dónde viva o cuánto espacio tenga: KALEA es un dispositivo compacto, tiene un diseño atractivo y es completamente silencioso mientras convierte los desechos orgánicos en compost en solo 48 horas.

Tecnología para la naturaleza

La tecnología actualmente ha impregnado todos los aspectos de la vida cotidiana, pero todavía pocas personas prestan atención a cómo manejamos los desperdicios de alimentos que restan después del desayuno, el almuerzo y la cena. Muchos edificios (especialmente de apartamentos) no tienen una solución segura y funcional para eliminar los desechos de alimentos. Lo que, por supuesto, es un problema global para el medio ambiente: los desechos orgánicos representan hasta el 50% del volumen total de todos los desechos en el mundo.

El equipo de KALEA ha combinado un proceso de compostaje natural con la tecnología inteligente para convertir los desechos orgánicos en compost rico en nutrientes. Así, KALEA es un compostador de cocina totalmente automático.

Cómo actúa KALEA

KALEA es un dispositivo inteligente que es tan bueno como un montón de compost, pero al mismo tiempo funciona más rápido. Además es más fácil de usar, higiénico y no deja olores desagradables. Para que todo esto fuera una realidad el equipo tardó dos años completos en desarrollar el primer prototipo. La versión final del dispositivo ofrece un control flexible a través de una aplicación móvil, gracias a la cual también puede aprender más sobre la ecología en general y la jardinería y forestación urbana, obtener unos consejos sobre el uso de compost y dominar el «estilo de vida verde».

Las plantas son seres vivos. Al igual que los humanos necesitan nutrientes para crecer y mantenerse saludables. Es para estos fines que se utiliza el compost, pero muchos de los productos de tratamiento de residuos orgánicos existentes en el mercado simplemente secan y trituran los residuos sin ninguna degradación biológica. En algunos casos este uso de desechos orgánicos secos puede causar moho y ralentizar el crecimiento de las plantas. A su vez el compost KALEA es tan rico en nutrientes que se puede mezclar en una proporción de 1:10.

KALEA produce un fertilizante biológico de alta calidad a partir de residuos en solo dos días y en tres simples pasos:

  1. Llene KALEA con restos de alimentos: puede poner restos de frutas, verduras, pescado, carne, productos lácteos y comida preparada en el dispositivo. KALEA maneja el volumen de desechos orgánicos semanal de una familia típica de cuatro personas (aproximadamente 2 ciclos de 10 litros). El robusto sistema tritura y seca casi todo, incluso cáscaras de nueces y huesos pequeños, reduciendo el volumen de compost final en un 85% de la masa de residuos original. Cuando se haya acumulado suficiente material biológico en el dispositivo KALEA lo envía automáticamente a la cámara de compostaje. Sin olores ni moscas de la fruta.
  2. La cámara de compostaje de KALEA está llena de sensores y tiene un sistema de control inteligente. La combinación ideal de temperatura, humedad y aireación despierta los microorganismos naturales dentro de la materia orgánica y acelera su metabolismo. De esta forma KALEA reduce significativamente el tiempo de compostaje de unos meses a solo 48 horas.
  3. A la salida el usuario recibe el compost listo para usar para todo tipo de plantas y flores, tanto para uso doméstico como exterior. El compost contiene el espectro completo de todos los nutrientes indispensables para las plantas y no es necesario que se use de inmediato: el compost KALEA se puede almacenar hasta por dos años.

En consecuencia, KALEA es la solución perfecta para aquellos que están cansados ​​de sacar la basura, lidiar con las moscas de la fruta y los restos de comida en descomposición, pero son aficionados a la jardinería, no tienen una forma conveniente de compostar los desechos orgánicos en su hogar y consideran que el compostaje de la forma habitual lleva demasiado tiempo.

Por qué es importante el compost

El abono de jardín es la forma más natural de las que se puede imaginar para deshacerse de los desechos orgánicos. KALEA convierte la mayor parte de los componentes de los desechos de alimentos en un compost fresco. Basta con mezclarlo con la tierra para fortalecer instantáneamente las plantas y nutrirlas.

Los desechos orgánicos son algo similares a las bolsas de vitaminas. Para que las plantas absorban estas vitaminas primero se deben desempacar las bolsas. El proceso de desembalaje se llama remineralización, durante el cual las moléculas orgánicas se convierten en los minerales inorgánicos. La conversión se lleva a cabo mediante microorganismos ubicuos como bacterias y hongos que son parte natural de los alimentos. 

Durante el compostaje los principales componentes de los residuos orgánicos (azúcar, almidón, proteínas, grasas y, en una etapa posterior, celulosa) se descomponen. Al mismo tiempo la calidad del compost y el período de su transformación pueden verse influidos como resultado de crear las condiciones metabólicas óptimas para los microorganismos dentro de un determinado período de tiempo. Estas condiciones incluyen la temperatura, el valor de pH, la humedad, la cantidad de oxígeno y el área de la superficie específicos. Cuanto mejor se cumplan las condiciones más rápido se producirá un compost de alta calidad.

Otro problema que KALEA está ayudando a resolver es la reducción del daño irreparable que las personas le hacen al planeta todos los días. La eliminación incorrecta de los desechos orgánicos no solo es un recurso desperdiciado, sino también un peligro para el clima junto con el CO2.

Cuando los residuos orgánicos se depositan en un vertedero debido a la falta de oxígeno se descomponen anaeróbicamente y liberan el metano. El metano es un potente gas de efecto invernadero, aproximadamente 28 veces más dañino que el dióxido de carbono. Al mismo tiempo, debido a la falta de métodos convenientes y limpios de eliminación de residuos orgánicos, incluso en los países más desarrollados este tipo de residuos se envía a los vertederos.

Por lo tanto, el equipo de KALEA ha creado un producto duradero que combina el estilo de vida digital de una persona moderna con un diseño cómodo y respetuoso con el medio ambiente. KALEA resuelve los problemas no solo de los hogares individuales, sino de todo el planeta en su conjunto.

Regístrese haciendo clic en el botón de abajo

Regístrarme ahora

Deja una respuesta